El jabón es un elemento que en todo hogar no puede faltar, pero ¿de dónde viene? ¿cómo fue creado? Hoy cnocerás la curiosa historia del jabón.

La historia del jabón

La historia del jabón se remonta a miles de años. Los registros de Medio Oriente indican que las personas conocían una sustancia similar al jabón hace unos 4.000 años.

La antigua leyenda romana dice que en el Monte Sapo, se realizaban sacrificio de animales. La grasa animal se mezcló con las cenizas. Cuando llovía el agua arrestraba la grasa por los riachuelos y los esclavos notaron las propiedades para limpiar sus manos y luego sus prendas de vestir.

La curiosa historia del jabón

La curiosa historia del jabón

En épocas posteriores, los árabes, los turcos, los griegos, los celtas y los vikingos aprendieron sobre la fabricación del jabón. Lo introdujeron en los países que conquistaron, difundiendo el uso del jabón. En ese momento, sin embargo, bañarse era más un pasatiempo relajante o un evento social que una forma de tratar de limpiarse.

Los franceses fueron uno de los primeros en utilizar la abundante oferta de aceite de oliva. En lugar de grasas animales en la fabricación del jabón. Las clases adineradas en Europa utilizaron lo que se llamó el jabón de Castilla durante cientos de años, que provenían de una región de España. Muchos de estos jabones todavía se producen en la actualidad, tanto a nivel industrial como por artesanos de pequeña escala.

Al venir a América, los colonos hicieron sus propios jabones en casa. Hicieron lejía mezclando cenizas quemadas con agua en un balde. Perforaron agujeros en un cubo permitiendo que la lejía goteara y se mezclara con la grasa que obtuvieron de su ganado. La grasa derretida y el proceso de lejía eran inexactos y confusos, por decir lo menos, produciendo resultados imprecisos. El jabón se había ganado la negatividad asociada con el “jabón de lejía

Historia del jabón

La curiosa historia del jabón

Jabón industrial

La primera gran compañía de jabones fue establecida en Estados Unidos en 1806 por William Colgate, quien abrió Colgate & Company en Nueva York. Colgate es seguido por William Proctor y James Gamble y crearon el primer “jabón flotante” del mundo.

La industria del jabón continuó creciendo, pero la mayoría de las compañías todavía usaban los viejos métodos de hacer jabón. No fue hasta la Primera Guerra Mundial, cuando hubo escasez de grasas y aceite que los científicos trabajaron en la química del jabón y desarrollaron materiales sintéticos para hacerlo. Se encontró que estos materiales sintéticos eran excelentes agentes de limpieza, ahora conocidos como detergentes.

Los fabricantes de jabón estadounidenses adoptaron estos nuevos métodos para hacer detergentes. Pero siguieron fabricando jabones naturales para la auto-higiene hasta la Segunda Guerra Mundial. Cuando surgió otra escasez de grasas y aceites. En este momento, la industria de los detergentes despegó, principalmente porque los militares necesitaban un agente de limpieza bueno y barato que funcionara bien con el agua de mar.

Después de la guerra, se hicieron muchas mejoras a los jabones y detergentes. Además se desarrollaron muchos tipos  de jabones.

Los jabones líquidos se introdujeron en 1970, seguidos de bombas de baño, geles y perlas de jabón, jabones a base de hierbas, jabones decorativos y, más recientemente, el retorno a los jabones de materiales orgánicos y naturales.